Pixel Facebook SantaEulalia Barcelona

This site uses its own cookies to improve your Internet surfing experience and that of third parties to send you online promotional messages with your preferences. For more detailed information and to change your cookie settings, click here. If you click on the “OK” key or if you continue surfing, you accept the use of cookies.

E-Concierge

"La idea de lo masculino está cambiando"

Nick Wooster, considerado por muchos el rey del street style masculino, visitó Santa Eulalia para presentar su colección Wooster+Lardini en colaboración con la firma italiana. No quisimos perder la ocasión de conocer mejor a este icono de la moda.

¿Cómo definirías tu estilo?

Me visto tal como me siento en ese momento.

¿Cuál es tu conexión con la firma Lardini?

Tienen una gran capacidad de crear cosas bonitas. Me atrajo mucho la idea de hacer una colección con mi nombre, y quise asegurarme de que fueran prendas bonitas. Eso y que me lo pidieron, básicamente me preguntaron y dije “sí”.

En cuanto a los colores, ¿qué colores forman la colección Wooster+Lardini?

Pues para mí es siempre lo mismo, y siempre va a ser así. Los colores básicos que pienso que siempre serán correctos para hombre son el gris, el kakhi, el azul marino y el blanco y el negro. Estos jamás cambian, los que quizás cambien son los de las piezas de alrededor. Por ejemplo, en otoño me gusta tener prendas de color rosa porque es agradable tener una nota diferente cuando lo habitual es el azul marino, el gris, el negro y el blanco; siempre habrá algo más pero la base siempre será la misma. Quiero decir, a todo el mundo le queda bien el gris y el azul. Teniendo estos colores no creo que sean necesarios muchos más.

Para ti, ¿qué es una americana?

Una americana es una armadura. Puede funcionar como una billetera y también es una manera conveniente para un hombre de llevar consigo un móvil, su cartera, una libreta… Una americana es funcional porque después de todo es agradable no tener que llevar las cosas. Una americana ayuda a reducir la carga, a hacerla un poco más llevadera. Pero también pienso que puede esconder una figura con imperfecciones, a todo el mundo le sienta bien una americana…

¿A todo el mundo?

Bueno, al 99%. Si se ajusta perfectamente o está hecha a medida, no importa su tipo de cuerpo, una americana le quedará mejor. Quizás no la mía pero hay una americana para ti en algún lugar. También creo que ayuda a construir una imagen. Muestra que les tomas en serio, que les respetas. No estás llegando con una camiseta; no hay ningún problema en eso, pero a veces es apropiado que se vea que te importa o que has pensado en eso.

Camisetas…

Otra vez, me encantan las camisetas pero hay un momento y un espacio apropiado. O sea un momento del día, sea un momento del año o sea un momento en tu vida. Obviamente si vas a ir a una discoteca para bailar llevas una camiseta, no llevas una americana, lo mismo si vas a la playa. Las camisetas son prendas de vestir importantes en el lugar correcto. Si estás en forma y eres joven debes llevar una camiseta. Pero aun si estás en forma y eres joven, necesitas una americana. Si vas a una entrevista o en tu primer día en un nuevo empleo, probablemente no debes llevar una camiseta.

Pero qué se necesita más, ¿una americana o una camiseta?

Ambas. Pienso que todo es necesario. Necesitas las prendas correctas para los eventos correctos. Hay ocasiones en las que una camiseta es la prenda apropiada y otras en que lo es una americana. No hay que tener diez o 50 chaquetas. Necesitas una americana. Hay que tenerla. Hay ocasiones en las que es necesario vestirse de una manera apropiada y a menudo ésta es una americana. Siempre está bien tener una lista, estar preparado. Como un scout. Pero por supuesto las camisetas son geniales también.

¿Cuántas camisetas tienes?

Muchas…

¿Y americanas?

Muchas (ríe). Tengo mucho de todo pero yo no soy normal, para mí un vestuario es algo que colecciono; alguna gente colecciona sellos, alguna gente trenes, no sé, libros... Esto es lo que colecciono yo. Pero aún pienso que si pudiera tener solo diez cosas sería un modo muy chic de vivir. Un modo muy fácil de vivir. Pero yo no soy tan fácil… (ríe)

¿No tan fácil?

A veces, depende. A veces la vida no es muy fácil, soy relativamente agradable hasta que dejo de serlo, ¿sabes? Si tengo sentimientos fuertes sobre algo, si pago dinero, compro un coche por ejemplo y el coche no funciona, o si compro el nuevo iPhone y no funciona… entonces no soy agradable con la gente de Apple. Si compro algo en una tienda y no se hacen las modificaciones que solicito a tiempo no soy agradable. Si digo que vamos a hacer algo de una cierta manera y no se hace de tal manera no soy agradable.

¿Y en días como hoy, en los que tienes que mostrarte y hablar de ti mismo y tu trabajo?

Yo pienso que es difícil. No me gusta ser el centro de atención, pero es necesario. Es una parte de la responsabilidad y estoy muy agradecido por la oportunidad, pero eso no significa que sea fácil, es difícil hablar de sí mismo, es difícil cuando te enfocan a ti. Me gusta mantenerme a un lado. Incluso si no me visto así, me gusta mantenerme en segundo plano, es por eso que me gusta hacer la colección. Es privada. La hacemos en un pueblo pequeño lejos de todos, nadie la ve. Disfruto de eso. Es solo cuando la presentamos que tengo que ser el centro, diseñar la colección es la parte fácil. Esta es la parte difícil, pero una parte importante.

Instagram y todos tus seguidores… ¿Cómo te hace sentir todo eso?

Me sorprende. El único motivo que me ha traído aquí hoy es ese, y lo entiendo. Estoy súper agradecido. Es decir, no termino de entenderlo, pero me sorprende porque me ha dado la oportunidad de ir a nuevos lugares muy interesantes, conocer a gente interesante y hacer cosas divertidas.

¿Crees que están locos por seguirte?

Creo que el fenómeno en sí es una locura. No solo por mí sino por el gran impacto que ha tenido. No quiero ser una de esas personas que hablan de cómo eran las cosas en el pasado “antes era mejor”, no, simplemente era diferente. Y estoy seguro de que dentro de 20 años también lo será. Quién sabe qué vamos a seguir, o cómo serán los medios. Podría ser un holograma delante de nosotros; no sé qué nos aguarda el futuro, pero me interesa la tecnología. Compré un iPhone el mismo día que se lanzó al público en 2007 y por supuesto no hacía nada que no hiciera un teléfono normal: cámara, calculadora… no había aplicaciones aquel primer año. Pero supe que, como objeto, era algo precioso que tenía que tener. Así es cómo veo las cosas, el hecho de que pueda hacer tantas cosas que nadie podía prever es una ventaja añadida, al inicio simplemente me atrajo su belleza.

Hemos leído sobre tu adicción a los tatuajes, ¿puedo preguntarte cuál es su favorito?

Sí que me puedes preguntar pero no hay una respuesta. No soy adicto, es algo estético. Me gustó el aspecto de las mangas tatuadas y por eso me tatué los brazos. Entonces pensé que me iba a gustar en las piernas hasta que experimenté lo doloroso que era. Es por eso que el tatuaje de mi pierna no está acabado, y jamás se acabará. Duele demasiado. Si lo vas a hacer, hazlo cuando seas joven porque el cuerpo lo soportar mejor. Cuanto mayor te haces, más doloroso es.

¿Así que has terminado con los tatuajes?

No me he hecho un tatuaje desde 2009, ese fue el último momento en que tuve una aguja en mi piel. Si Scott Campbell fuera a hacerme en tatuaje entonces quizás…

¿Cuál es tu idea de la masculinidad?

Básicamente soy hombre, gay o heterosexual todavía eres hombre y debes parecer un hombre. Hay que aprovechar aquellas cosas que nos hacen únicos frente a las mujeres; sí que creo que hay una idea etérea sobre algunas cosas como los bolsos, o los shorts que parecen una falda… Creo que las definiciones de masculinidad y feminidad son más fluidas, están cambiando. No quiero decir que vayamos a llevar vestidos o que debamos usar barra de labios, es simplemente que la idea de lo masculino está cambiando un poco.

¿Esto está relacionado con lo que comentabas sobre los colores?

Pienso que siempre ha existido el modo pijo o el modo “ivy league” de vestirse, que incluyen el rosa. Es una forma de causar una impresión sin causar una gran impresión: ‘¡Eh, que un hombre lleva rosa!”, yo digo ¿por qué no? No voy a hacer trajes rosas con Lardini porque no creo que quiera un traje así. Unos shorts quizás, o zapatos; hice zapatos para otoño que eran rosas porque es divertido, es un juego.

Es curioso porque en Italia es fácil ver un hombre vestido de rosa, pero aquí en Barcelona es más complicado…

Los hombres italianos siempre han acogido mejor el ‘pavo real’. Sprezzatura es un concepto que ha sido el centro de la idea italiana de cómo vestirse. Creo que eso es una de las contribuciones más grandes que la cultura italiana ha hecho al mundo de la moda. A mi manera y a la manera de mucha otra gente – incluso la de Rick Owens, que es totalmente diferente porque no es italiano –causa una gran impresión en su propia manera. Creo que de eso trata la moda masculina, de intentar encontrar la mezcla exacta.

Hablemos de tus planes y desafíos inmediatos…

Quiero seguir haciendo colecciones con Lardini, tenemos algunos años más para ello y si nos apetece podemos alargarlo. En este momento me interesa hacer una variedad de proyectos, eso es lo genial de esta etapa de mi carrera. Quizás haya un libro, quizás haya alguna otra cosa. No tienen que ser necesariamente otras colecciones, pero me interesa hacer otras cosas como trabajar con mi propio sitio web, trabajar con marcas que no son específicamente marcas de moda, del mundo del automóvil o de los viajes. Cosas que no son necesariamente marcas de moda, pero sí marcas a las que puedo ayudar y que me interesan.

¿Cómo te gustaría que te recuerden?

Pues lo más probable es que me recuerden por vestirme de forma original. Solo sé hacer eso, no soy escritor pero sé cómo vestirme, debo admitir que de eso sí sé. Espero que me recuerden por haber hecho algún tipo de contribución pero no sé cuál podría ser.

Completa la frase: mi experiencia fundamental de la vida me ha enseñando que la condición humana es…

…siempre cambiante.

Si hubiera un incendio en tu casa y sólo pudieras salvar a una cosa, ¿qué sería?

Probablemente la ropa interior para, al menos, no estar descubierto.

¿Qué me dices sobre el Pitti? Es importante para ti, ¿verdad?

Allí fue el primer desfile al que asistí en 1997. Creo que lo que me gusta del Pitti que no es el espectáculo, sino realmente el producto. Es evidente que ahora se trata del espectáculo que se forma en el exterior, pero yo creo que lo importante del Pitti no es eso. Se trata del producto. En un desfile puedes conocer poco el producto, pero lo que me encanta es poder ver nuevas cosas, cosas hermosas, cosas de calidad que no se pueden conocer a través del desfile. Cosas que hay que ver y sentir de cerca. Es eso lo que te permite el Pitti y por ello tiene un papel tan importante en el sector.

Nick Wooster

Leave a reply